Justificación del Proyecto

El proyecto será ejecutado en tres municipios de la provincia Independencia, ubicada en el suroeste del país en la frontera con Haití, y que se extiende sobre una superficie estimada de 2,007.4 km².

La provincia está dividida en 6 municipios con sus respectivos distritos municipales: Jimaní, cabecera de la provincia, y sus distritos Boca de Cachón y El Limón; Duvergé y su distrito Vengan a Ver; La Descubierta; Cristóbal y su distrito Batey 8; Mella y su distrito La Colonia; y Postrer Río con su distrito Guayabal. Según el Censo Nacional del 2010 la provincia cuenta con 52,589 habitantes, 80% de los cuales concentrados en la zona urbana.

Los municipios de interés de esta acción serán Postrer Río, La Descubierta y Jimaní con sus respectivos distritos municipales.

El territorio de la provincia es caracterizado por la presencia del Lago Enriquillo, el cuerpo de agua más grande de las Antillas, y alrededor del cual se ubican los 6 municipios de la provincia. Actualmente el Lago Enriquillo tiene una extensión de 209 km², superficie variable en la medida que aumenta o disminuye su caudal de agua producto de tormentas, ciclones o períodos de sequía y por la evaporación aguda que se produce en la región, este último fenómeno provocado por el alto nivel de salinidad de las aguas del lago.

El lago es un área rica de biodiversidad y es recurso natural y ecoturístico de sumo valor para la provincia y sus pobladores, siendo reconocida como un área protegida a distintos niveles: a) Parque Nacional (de aplicación local); b) Humedal RAMSAR de Importancia Internacional (No.1178), y c) Reserva de la Biosfera (UNESCO). Por estas razones es imperativa la necesidad de mantener su preservación, la cual en la actualidad es amenazada por el vertido incontrolado de los residuos sólidos en la provincia, que representan un riesgo por la contaminación del lago y por la salud de los mismos pobladores de la provincia.

Ya en el 2010 el PNUD en el marco del “Perfil Socioeconómico y Medio Ambiental de la provincia Independencia” señalaba los problemas relacionados con la gestión de los residuos solidos en la provincia, en particular la acumulación de basura depositada en vertederos improvisados, debido a la falta de recursos de los ayuntamientos para la recogida y tratamiento adecuado de la misma.  Según el Censo Nacional del 2010 en la provincia Independencia el 65,2% de la basura producida en los hogares de la provincia Independencia había sido recogida por los ayuntamientos contra un promedio del 73,2% registrado a nivel nacional, siendo los municipios de La Descubierta (48,7%), de Jimaní (49,3%) y de Postrer Río (51,5%) los ayuntamientos con las tasas de recogida más bajas.

La basura no recogida por los ayuntamientos por lo general es quemada directamente por los pobladores o tirada a las calles, con todas las consecuencias que esto pueda generar.

En 2017 los miembros de la Oficina Técnica de Programación y Planificación (OTIPI) de la Mancomunidad de Municipios y Distritos Municipales de la Provincia Independencia, Republica Dominicana (MAMDIPROI) han llevado a cabo el “Diagnostico sobre los Vertederos Municipales en la provincia Independencia”.

El diagnostico ha relevado en la provincia la presencia de 11 vertederos municipales reconocidos, todos a cielo abierto, y desprovistos de cualquier tipo de manejo técnico y de relleno sanitario. Se ha observado también la presencia de vertederos improvisados de menor tamaño donde la población deposita los residuos. En ambos tipos de vertederos la basura es quemada casi de inmediato, y los desechos depositados son de todos tipos incluyendo residuos biomédicos (como jeringuillas) y desechos incombustibles como latas y vidrios.

En los 3 municipios de interés del proyecto se encuentran 6 vertederos, la mayoría de los cuales son ubicados a una distancia mínima del lago Enriquillo, destacando los de Jimaní y La Descubierta, entre los mayores de la provincia, y que se encuentran a menos de 500 metros de la orilla del lago: en caso de lluvias los residuos son arrastrados hasta el lago o sus inmediaciones. En algunos casos como en Boca de Cachón y Postrer Río, los vertederos se encuentran al lado o muy cercanos a ríos que confluyen en el lago, aumentando el riesgo de contaminación de esto.  La contaminación del lago representa un peligro por el equilibro medioambiental de la región, ya que pone en riesgo de extinción la fauna local.

Ningún tipo de acción de reciclaje se realiza en los 3 municipios de interés, ni en la entera provincia.

El mismo diagnostico señala además que dada la cercanía relativa entre ciudades y la baja generación de los municipios y distritos municipales involucrados no se justifica la existencia de 11 vertederos municipales en la provincia, y que por lo tanto el numero podría ser significativamente reducidos, permitiendo un mejor manejo de estos, reduciendo los potenciales focos de contaminación y mejorando las condiciones paisajísticas de la provincia. Como dicho el diagnostico considera los municipios de la provincia como de baja generación es decir con una producción inferior a las 15 toneladas por día, aunque en la actualidad no se cuenta con datos certeros sobre este asunto.

Para la formulación de la presente propuesta de proyecto se ha llevado a cabo un análisis del marco legal dominicano y de las políticas publicas existentes en tema medioambiental y de gestión de residuos solidos. En particular han sido analizadas:

– Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales 64-00

– Ley General de Salud Pública y Asistencia Social 42-01

– Ley sobre el Distrito Municipal y los Municipios 176-07

– Ley 120-99 sobre la prohibición de tirar desperdicios de todos tipos en espacio públicos

– Estrategia Nacional de Desarrollo –END, Ley 1-12

Además, va mencionado que en el 2014 el Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales de la República Dominicana ha lanzado la “Política para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Municipales (RSM)” con el propósito de trazar las líneas de intervención para enfrentar la emergencia de la gestión de los residuos solidos en las zonas urbanas que el proceso acelerado y desordenado de urbanización y más en general de desarrollo ha causado en el país. De manera especial, esta política ha sido tomada en cuenta a la hora de trazar las líneas directrices de la presente propuesta.